Cerezos y mariquitas. Una bonita amistad.

0 comentarios  |  Posted on 1 junio, 2016 by Agrorganics en Control de plagas, Descripción de plagas, Frutales

mariquita Una mariquita en un brote joven de cerezo. Fuente: Elaboración propia

Se ha hablado mucho sobre el papel de la fauna auxiliar en el control de plagas. Quizás el caso más conocido es el del pulgón, y entre la fauna auxiliar que los depreda, las mariquitas, que tanto en estado adulto como larvario depredan centenares de pulgones ayudándonos a tener las colonias bajo control.

Hasta aquí nada nuevo. Pero hoy queremos ir un poco más allá y conocer otra particularidad muy interesante de la familia de los coccinélidos, y en concreto, de su relación con algunos géneros de plantas, entre ellos los prunus.





Quien se come los brotes tiernos de mis cerezos?

Si tenéis cerezos en vuestra finca o jardín y sobre todo si los manejáis de forma ecológica,  habréis observado que los brotes más tiernos, de color rojizo, a menudo aparecen con los márgenes de las nuevas hojas roídos.

Mariquitas consumiendo néctar extrafloral. Los daños pueden llegar a ser considerables. Fuente: Elaboración propia Mariquitas consumiendo néctar extrafloral. Los daños pueden llegar a ser considerables. Fuente: Elaboración propia

Por el tipo de daño, que se ve claro que es por alimentación,  a priori sospecharíamos de algún tipo de oruga. Pero no vemos al culpable por más que buscamos.

Y quizás también habréis observado que en esos mismos brotes es muy habitual encontrar mariquitas en abundancia. Pero claro, todos sabemos que las mariquitas se alimentan de pulgones y de néctar de flores. Por lo tanto ellas no son para nada sospechosas. O quizás si? Que pensaríais si os decimos que en efecto, son nuestras amigas las mariquitas las responsables de esos daños?









El néctar extrafloral

Los nectarios son abundantes. A simple vista se ven en el peciolo y en los márgenes de las hojas. Fuente: Elaboración propia Los nectarios son abundantes. A simple vista se ven en el peciolo y en los márgenes de las hojas. Fuente: Elaboración propia

Existen especies de plantas capaces de segregar néctar a través de nectarios ubicados fuera de las flores. Es lo que se conoce como néctar extrafloral. Las plantas carnívoras, por ejemplo, lo usan para atraer insectos que posteriormente devorarán.

Hibiscos, pasifloras o ipomeas tienen nectarios extraflorales. Y como ya sospecháis, la mayoría de los prunus y en concreto el cerezo (Prunus avium) también.

Los coccinélidos adultos necesitan complementar su dieta con néctar extrafloral y en el caso del cerezo, éste se encuentra en nectarios situados en las hojas jóvenes, ya sea en el margen, el peciolo o el nervio principal.
Las mariquitas devoran hojas tiernas en busca de este néctar, provocando a menudo daños bastante visibles.

Una brillante estrategia

El cerezo, para protegerse de probables ataques de pulgón,  atrae a las mariquitas para que pasen mucho tiempo por sus brotes aún a costa de perder un buen número de hojas jóvenes.

Tenerlas siempre cerca hará que en cuanto tengan que poner huevos los pongan en las colonias de pulgón de ese mismo cerezo, beneficiándose en poco tiempo de un ejército de larvas de mariquita que contendrá el ataque de pulgón.

Así que ahora ya sabemos qué hacen las mariquitas consumiendo brotes de cerezo y de paso hemos conocido otra maravilla adaptativa de la naturaleza que a simple vista pasa desapercibida.

El cerezo no puede quitarse de encima el pulgón, pero sabe quién puede hacerle el trabajo y como llamar su atención.

Deja un comentario