El cultivo del tomate: Crecimiento y floración

Flor de tomate
Flor de tomate totalmente abierta. El tubo alargado está compuesto de las anteras que envuelven el pistilo. Recordemos que es una planta autógama (se poliniza con su propio polen en la casi totalidad de los casos).

Parece que por fin han llegado temperaturas más adecuadas para el desarrollo del tomate y solanáceas en general, y su crecimiento se está acelerando.

Al observar nuestras tomateras, vemos el tallo (o tallos), las hojas, los racimos de flores, entre otros muchos elementos… Todo ello parece ser fruto de un crecimiento anárquico, pero en verdad todo sigue un patrón que intentaremos explicar con el fin de empezar a introducirnos al cultivo del tomate.

En primer lugar, hay que saber que existen dos tipos de tomateras: las de crecimiento determinado y las de crecimiento indeterminado. Hoy aprenderemos a diferenciarlas y a comprender su crecimiento y fructificación para, en futuras entradas, poder detallar los tipos de formación más adecuados y muchos otros aspectos en relación a este cultivo. Continuar leyendo “El cultivo del tomate: Crecimiento y floración”