93 628 93 80 644 40 60 90 [email protected]

0Item(s)
0 Artículos Ver Carrito

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Product was successfully added to your shopping cart.

Cultivo del tomate: La necrosis apical o culo negro del tomate

There have been 9 comment(s)  |  Posted on 11 julio, 2014 by Agrorganics en Cultivos, Tomate

Cultivo tomate problemas necrosis apical Tomates con culo negro. El color negro se debe a hongos saprófitos que crecen sobre los tejidos necrosados

Dentro de los problemas del cultivo del tomate, la necrosis apical ( culo negro, culo “cagado” o peseta del tomate) es una fisiopatía muy común en el cultivo del tomate que a menudo provoca pérdidas importantes de producción, pues los frutos afectados pierden todo valor comercial.

Todo agricultor que ha cultivado tomates se ha encontrado en alguna ocasión con la sorpresa de cosechar un tomate aparentemente bonito por arriba, y que al darle la vuelta aparece con toda la parte inferior acorchada, de color parduzco o negro. Y para más agravio, la mayor parte o todos los tomates de ese racimo presentan el mismo problema en mayor o menor medida.

La explicación más habitual es que se ha producido una falta de calcio durante el cuajado y crecimiento del tomate. Y es cierto, el calcio es un elemento estructural de las paredes celulares que les proporciona fortaleza y les confieren la resistencia para soportar la fase de engorde, donde las células tienen que multiplicar su tamaño en un proceso llamado elongación celular.

Pero, tiene la planta suficiente calcio disponible en el suelo?

En suelos sanos, con niveles óptimos de materia orgánica y ph neutros o básicos, es muy difícil encontrar carencias de calcio, ya que es un catión muy abundante. Sólo en suelos ácidos (o en los de cultivo superintensivo) hay que aportar regularmente calcio al suelo.

Entonces, porque aparece este problema si tiene el calcio suficiente en el suelo?

El calcio es un catión grande, y a la planta le cuesta mucho absorberlo y hacerlo “subir” por el xilema. Para ello tiene que absorber mucha agua. Por el mismo motivo, translocarlo (moverlo por el interior de la planta de zonas donde hay disponibilidad a zonas con necesidad) es muy dificultoso.
El calcio se moverá con mayor facilidad, junto con el agua, a zonas de alta transpiración (p.e hojas), y precisamente el fruto tiene bajas tasas de transpiración en relación a su tamaño, por lo que a la planta le cuesta hacer llegar calcio al fruto.
Y por la parte del suministro, debemos saber que las raíces más eficientes en la absorción de nutrientes són las más jóvenes (raicillas blancas de nueva formación).

Es por tanto, una carencia indirecta, pocas veces debida a falta de calcio en el suelo.

Así pues, cuando aparecen los tomates con necrosis apical?

Ahora que ya sabemos qué le falta al tomate (calcio) y como llega éste al fruto (flujo xilemático procedente de raíces jóvenes) , podemos intuír las condiciones que propician la aparición de este problema.

1.- Situaciones de stress hídrico durante el cuajado
La falta de un flujo xilemático suficiente no permite a la planta poner a disposición de las células en formación el calcio suficiente. Para evitarlo, una vez entramos en la fase de cuajado es importante proporcionar riegos frecuentes.
Por otro lado, suelos con exceso de sales dificulta la absorción de agua, pudiéndose dar stress hídrico aun con riegos adecuados.

2.- Sistema radicular con poco crecimiento
En campo, esto puede suceder en sistemas de riego por goteo cuando se ha suministrado agua desde el trasplante de forma muy frecuente, de forma que el sistema radicular no ha explorado un área suficiente. Para evitarlo, durante la fase de crecimiento y hasta la floración es conveniente espaciar los riegos, estimulando a la planta a ir a buscar el agua y, por tanto, a desarrollar un sistema radicular potente.

Puede parecer que el punto 1 y 2 son antagónicos. Para que se entienda, desde trasplante a floración, dejaremos que la planta se “espabile” a buscar el agua y así haga mucha raíz, mientras que a partir de floración procuraremos que no le falte nunca la humedad para asegurarnos un flujo xilemático adecuado en todo momento.

3.- Periodos de calor excesivo y vientos secos ( humedades relativas bajas)
Esta situación obliga a la planta a llevar toda el agua que es capaz de absorber ( y con ella el calcio) a las hojas para satisfacer la gran demanda de transpiración de éstas. Esto aleja el calcio de las zonas de bajas tasas de transpiración (frutos). Proporcionar sombreado y aumentar la humedad ambiental en estos periodos ayuda a evitar esta situación.

4.- Sensibilidad varietal
No todas las variedades de tomate sufren con la misma intensidad problemas de necrosis apical ante similares condiciones ambientales. Existen variedades más y menos sensibles.

5.- Fertilización nitrogenada excesiva
Una excesiva cantidad de nitrógeno (iones amonio o nitratos) en el suelo, fruto de una excesiva fertilización nitrogenada, puede bloquear la absorción de calcio. Además, ante esta situación se produce un crecimiento demasiado vigoroso, siendo la planta incapaz de suministrar suficiente calcio a tanta zona de crecimiento simultáneo de hoja y fruto.

Se puede corregir el problema?

Como ahora ya sabemos que se trata de una falta de calcio durante el cuajado, una vez encontramos frutos engordando con necrosis apical poco podemos hacer, ya que esas paredes celulares ya han cedido ante la fase de elongación y no se puede revertir.
Hay que actuar de forma preventiva, evitando que se den las circunstancias que hemos expuesto y que dificultan la absorción y translocación de calcio.

Muchas veces se ha recomendado la aplicación de calcio foliar. Es una aportación que ayudará a prevenir el problema durante el cuajado, pero siempre atendiendo los puntos que hemos comentado, ya que por si, la vía foliar no es demasiado eficiente y debemos procurar el suministro radicular. Es una entrada más de calcio en la planta, pero por si sola no solucionará el problema.

El caso del huerto urbano

Con todo lo que sabemos hasta ahora, es evidente que los cultivadores urbanos tenéis que dedicarle más atención todavía. En un contenedor es más probable sufrir stress hídrico, el sistema radicular tiene menor capacidad de crecimiento (menos raíces nuevas) y las temperaturas y humedades de patios y balcones a menudo son más extremas.

Además, si practicamos el lavado de raíces de forma periódica (recomendable para evitar la acumulación de sales), se puede producir lavados de nutrientes y acidificación.En este caso sí que sería recomendable la aplicación de calcio en riego y foliar de forma periódica.

Y finalmente, un consejo. Si habitualmente tenéis este problema, escoged variedades de fruto pequeño, que sufren un proceso de engorde menos intenso y, por tanto, no padecen esta fisiopatía con tanta facilidad. (Pocas veces se observa un tomate cherry con el culo cagado, verdad?)

9 pensamientos en “Cultivo del tomate: La necrosis apical o culo negro del tomate”

  • Hervé

    Muchas gracias,
    Hace 3 años que he dejado de cultivar tomates en mi pequeño huerto por esta enfermedad, sin encontrar lo que era, ni el remedio.
    Articulo claro, completo, preciso, algo cientifico sin pasarse como pocos he leído!
    Mi tierra es calcaria (demasiado), pero rica (marrón oscuro) algunos me aconsejan mezclarla con arena para que no haga una costra dura con el riego que disminuye el rendimiento del riego.
    este año lo pruebo otra vez con algunos pies de cherry por si acaso!
    Saludos

    Responder
    • Agrorganics

      Hola Hervé,

      El cultivo de tomates cherry, como el engorde que tienen que soportar es mucho menor, generalmente no da problemas de necrosis apical, por lo que es una buena idea optar por esta variedad.
      Y más que con arena, lo que te mejorará la tierra y evitará encrostamientos será elevar los niveles de materia orgánica.
      Ya nos contarás como te funciona esta temporada!

      Gracias por tu comentario!

      Agrorganics

      Responder
  • jose juan fernandez
    jose juan fernandez 4 septiembre, 2015 en 12:12

    Me ha gustado mucho el articulo y, por fin, me enterado el porqué. Da la casualidad que este año he sembrado tomates en dos zonas diferentes. Una bien abonado con materia orgánica y compost y otro con apenas abono. Ambas se riegan por goteo y e calor ha sido excesivo, pero sólo ha aparecido en la zona poca abonada.

    Gracias

    Responder
  • Juan Castillo
    Juan Castillo 19 enero, 2016 en 20:39

    Mis tomatees estan hermosos grandes, pero cuando estan madurando a punto de ser cosechado, le encuentro un puntito negro, lo habro y esta podrido por dentro, es eso esta enfermedad o es un gusano, como puedo prevenir esto pues apenas logro salvar un par de tomates por planta, la mayoria se pudre de esta misma forma

    Responder
    • Agrorganics

      Buenos dias Juan,

      Si son orificios pequeños probablemente se trate de Tuta. La pudrición es el daño secundario del orificio de entrada y alimentación de la larva. En el blog tenemos varias entradas sobre la biología y control de Tuta absoluta en ecológico.

      Un saludo!

      Responder
  • HECTOR NAVARRO
    HECTOR NAVARRO 20 marzo, 2016 en 17:44

    Amigos, tengo quince plantas de tomate perita, todas las cuales tienen el problema de tomate con la parte inferior necrosada (culo negro) y exactamente las condiciones ambientales son exactamente las que usted describe en su articulo, sin embargo he cortado los frutos dañados y algunos han seguido creciendo normalmente, sin embargo ya sé cual es el problema de mis cultivos de tomates en materosan disminuido,además desde hace dos semanas mis plantas no crecen y han disminuido la floración
    Su edad es de 3 meses y medio y su altura es de 70 centímetros

    Responder
  • hector

    Quisiera saber si con la colocación de cal en la base de la planta,se logra suplir la falta de calcio

    Responder
  • comprar 100 likes instagram

    Gracias por el post, lo comparto!

    Responder
Deja un comentario